PUBLICIDAD


Beneficios psicológicos que aporta una Mascota

Sin duda no hay mejor compañía que la de un amigo canino. Esto es un hecho que ha sido demostrado por numerosos expertos en los últimos tiempos.

  • Bienestar físico
    Disfrutar de un compañero canino significa realizar diariamente paseos largos, donde nuestro perro pueda hacer sus necesidades, y mantener cierta actividad física diaria, la cual conservará la vitalidad de ambos. El mejor momento del día para cualquier perro es cuando te ve agarrando la correa, y para ti puede ser una oportunidad para dejar cualquier estrés de lado.
    No dejes de disfrutar de los pequeños momentos de bienestar al correr, jugar o hasta saltar con tu fiel amigo. ¡Seguro que notas la diferencia!
  • Calidad emocional
    El bienestar físico es sólo uno de los tantos beneficios que implica adoptar o tener un perro en nuestras vidas. Varios estudios como el del psicólogo Harold Herzog de la Universidad de Western Carolina, comentan que tener un compañero peludo mejora significativamente el humor de sus dueños. Debido a su compañía existen cambios en las ondas cerebrales, sobre todo en los momentos de mayor actividad, disminuyendo así los niveles de ansiedad y depresión.
  • Conciliación del sueño
    Cada vez es más alto el porcentaje de personas a las que se les dificulta conciliar el sueño, y por esta misma razón buscan toda clase de alternativas, las cuales muchas veces terminan siendo perjudiciales a largo plazo para su salud.
    Si bien tener un perro no es la solución mágica a este tipo de problemáticas, hacer actividades físicas y tener una estabilidad emocional sí ayudan bastante a combatirla.
  • Enseña a ser responsables a los niños
    Atender a un perro implica darle de comer pienso natural, limpiarlo semanalmente, cepillarlo, sacarlo a pasear, jugar, visitas al veterinario, etc. Este hábito se puede ir enseñando a los niños desde muy temprana edad, proporcionándoles ciertas responsabilidades con las que aprendan cuidar a su fiel compañero, y al mismo tiempo le estarás demostrando que no es otro de sus juguetes.
    En el caso de los adolescentes les ayuda a afrontar los cambios emocionales propios de esa etapa. Como aprender a disfrutar de relaciones empáticas, ya que existe un vínculo real.
  • Disfrutar de la vida
    La inocencia tan característica de los perros, nos hacen ver diferentes perspectivas de cómo ellos asimilan y disfrutan la vida. Mientras para ti salir a dar un paseo puede resultar algo rutinario, un perro lo asimila como una fuente de regocijo.
    Sin importar lo que pase, los perros se entretienen en su día con cualquier cosa, desde perseguir a un insecto hasta haciéndote compañía cuando teletrabajas o ves una serie. Los problemas y las preocupaciones siempre van a existir, pero no debes olvidar aprender a disfrutar de los momentos más simples con tu mejor amigo.
  • Favorecen las relaciones sociales
    Los dueños de perros tienen la responsabilidad de sacarlos todos los días por su bienestar, y durante esos paseos es muy fácil coincidir con otras personas, y tanto él como tú podéis establecer nuevas relaciones.
  • Fortalece la inmunidad
    Nuestros compañeros peludos están tan expuestos a bacterias y gérmenes como nosotros. Seguro que te estás preguntando ¿de qué me sirve esto? Pues, aunque no lo creas resulta más beneficioso de lo que crees porque fortalece el sistema inmune de algunos agentes en el ambiente.
  • Mantener un estilo de vida activo
    La vida se puede volver rutinaria, pero al adoptar un cachorro todo eso cambia y empiezas a tener un estilo de vida más activo. Esto se debe a que en los ojos del pequeño peludo existe una gran cantidad de oportunidades por explorar y de las que te podrá hacer partícipe. Si eres más activo en tu día a día los niveles de serotonina se elevan y te sentirás mucho más feliz. ¡Es difícil aburrirse con un perro!
  • Mejora la autoestima Al cuidar de tu fiel compañero peludo, te sientes útil y en respuesta a eso recibes un amor sin precedentes. Para muchos expertos esta dinámica mejora significativamente la autoestima de las personas, ya que el afecto de un perro hacia su dueño es incondicional.