PUBLICIDAD


Hacer que un gato use su arenera

Un gato rescatado suele generar un gran dilema cuando se trata de ir al baño, normalmente, cuando un gato ha sido rescatado de la calle, no sabe cómo usar una caja de arena, ya que si es adulto, ha estado acostumbrado a ir al baño en cualquier momento y cualquier lugar, por lo que familiarizarse y ver la caja de arena como su única opción para hacer sus necesidades a veces termina siendo algo complicado.

Quizá al principio pienses que será misión imposible, tal vez te encuentre con una pequeña sorpresa en la alfombra, detrás de la puerta y hasta en el jardín, pero nada es imposible, estos increíbles seres tienen una gran capacidad de adaptación, sólo es cuestión de tiempo para que tu gato use la arenera, el proceso es lento pero valdrá la pena.

Una arenera puede ser un objeto absolutamente confuso para él, lo que tú puedes hacer es empezar a entrenarlo para que sepa qué es y para qué sirve, de forma que aprenda a usarla, este puede ser un proceso lento pero seguro.

Un gato que ha sido criado sin su madre, o un gato adulto rescatado de la calle tardará un poco más de tiempo para aprender a usar su arenera. Pero hay esperanza, nunca es tarde para entrenar a tu gato.

Queremos darte algunas sugerencias para que sepas cómo enseñarle a tu gato rescatado a usar su arenera:

  1. ESCOGE LA ARENA CORRECTA

Es bien sabido que los gatos son animales muy quisquillosos con sus objetos, en especial con aquellos que usan, por esta misma razón es importante escoger una arena que tenga la textura que ellos prefieran. Por lo general ellos prefieren la arena granulada, pero no está de más que le des más opciones para que sepas cual es la más adecuada para él.

  1. CREA UNA ATMÓSFERA SIMILAR A LA QUE USABA ESTANDO EN LA CALLE

Siendo gatos rescatados, están acostumbrados a usar jardines y prados para hacer sus necesidades, en este caso puede ser muy útil crear una atmósfera en su arena, puedes ponerle algo de hojas o un poco de tierra para simular el sitio donde hacía antes. De forma que el gato pueda asociar su nuevo lugar con el anterior y se dedique solo a usar su arena.

  1. TEN EN CUENTA EL LUGAR DONDE PONDRÁS SU CAJA DE ARENA

Los gatos son exigentes, para nadie es un secreto, si algo no les gusta definitivamente no hacen uso de este, y si tuvieron alguna mala experiencia con algo ese algo quedará vetado de por vida, así es, es la ley gatuna; por eso debemos ser inteligentes a la hora de elegir los lugares para cada cosa de nuestro gato, en el caso de la arenera debe ser un lugar completamente tranquilo, quizá alejado de donde haya circulación de personas constantemente, donde entre luz natural, pero no al lado de la ventana, pues es un potencial distractor y lo que queremos es que se enfoque únicamente en la arena, debe ser cómodo estar allí, fíjate también en que no entren corrientes de aire, esto suele molestarles.

  1. EL TAMAÑO DE LA ARENA SÍ IMPORTA

Seguimos con gatos quisquillosos, bueno, finalmente servirá de algo este común dicho,  el tamaño sí importa, y es que para un gato rescatado jamás será cómodo hacer sus necesidades en un lugar diminuto cuando antes tenía cientos de metros libres para hacer donde quisiera, así que trata que su caja de arena sea al menos 1,5 veces más grande que el animal; hay unos que definitivamente no pueden con un arenero con cubierta, la idea es intentar hasta dar con la caja perfecta.

  1. LA ORIENTACIÓN DE LA CAJA INFLUYE

Sabemos que los gatos son animales curiosos, sigilosos y sumamente alertas y atentos al medio, y más si es un gato sacado de las calles. Si quieres aprender a cómo hacer que un gato rescatado use la arena debes entender esos aspectos que normalmente pasamos por alto, debemos volvernos analíticos; entonces bien, trata de ubicar su arenero en donde tenga una visualización completa de la habitación donde se encuentre, trata que sea un espacio amplio y no contra la pared en donde sólo vea esto, así se sentirán seguros de que tienen todo bajo control porque lo están viendo.

  1. DEJA QUE EL GATO SALTE DENTRO Y FUERA DE LA ARENA

Si al momento de presentarle su nueva caja de arena, tu gato se pone a jugar, déjalo, el primer paso para él siempre será explorar, puede necesitar de un tiempo para conocerla, no lo obligues a quedarse dentro de la arena esto puede generar en él un efecto negativo.

  1. HAS QUE ASOCIE LA CAJA DE ARENA CON FACTORES POSITIVOS

La vida de cualquier animal callejero no es nada fácil, luchan diariamente para sobrevivir y las experiencias como resultado no son nada positivas; estos animales son más sensibles, desconfiados, alertas y sumamente cuidadosos con todo; así que evita por completo regañarlo cerca de la caja de arena, ten cuidado de que no se asuste cerca de ella; todo lo contrario, refuerza positivamente y has que asocie su lugar de hacer necesidades con algo bueno, puedes darle premios cerca de ella, jugar con tu mascota o acariciarlo cuando logre hacer sus necesidades allí.

  1. ANÍMALO A USARLA

Luego de que haya terminado de comer o de jugar, puedes esperar un tiempo y ponerlo en la arenera, con el fin de animarlo a usarla. Hay algunos casos en los que se ha visto que los gatos aprenden por imitación, así que aprovéchate de esto y verás los resultados.

Ten paciencia! cómo enseñar a tu gato rescatado a usar la arena será pan comido, sigue los pasos, intenta varias opciones, no desistas.