PUBLICIDAD


MIASIS: Infección de orina en Perros

La miasis en perros, aunque es un trastorno más relacionado con canes abandonados y que no se encuentran en unas condiciones higiénicas óptimas, puede aparecer por diversas razones en tu mascota. ¿No sabes qué es ni por qué puede aparecer en tu fiel compañero?

La miasis en perros –coloquialmente denominada “bichera”- es una infestación que aparece en heridas u orificios del can. Moscas del género Diptera depositan sus huevos en estas zonas del perro, los cuales se transforman en larvas y se van alimentando del tejido muerto del animal y de las diversas sustancias que expulsa su organismo. De esta forma, la piel del can se va dañando preocupantemente cuanto más tiempo residen las larvas en él.

A partir del momento en el que las larvas comienzan a alimentarse de la piel muerta del animal, producen una enzima que es la que se encarga de dañar la piel del mismo. Existen varios tipos de miasis, según la zona y las causas: oculares, nasales, anales, auriculares, traumáticas, vaginales…

¿EN QUÉ PERROS SE SUELE DAR LA MIASIS?

Como ya hemos comentado, la miasis no es un proceso infeccioso que surja de forma habitual en perros con unas condiciones higiénicas idóneas. Lo más normal, es que esta infección aparezca en aquellos animales que no dispongan de un adecuado control sanitario, por lo que los perros abandonados tienen todas las papeletas de padecerla.

La predisposición también aumentará en aquellos canes que tengan la piel humedecida de forma continua. Sin embargo, no debes fiarte. Una mala desinfección en determinadas heridas externas puede ser más que suficiente para que se dé la miasis en perros.

TRATAMIENTO DE LA MIASIS

Antes de exponer los tratamientos para combatir esta infección, te recordamos que el contenido que viene a continuación son consejos que, en ningún caso, deben aplicarse sin el consentimiento de un profesional. Evita los diagnósticos y remedios personales. Siempre debes acudir a un veterinario y asegurarte de que el tratamiento es el adecuado.

LIMPIAR LA ZONA

Antes de actuar en la zona afectada por los gusanos, es necesario limpiarla bien. No es viable comenzar la extracción de las larvas con una piel repleta de suciedad. ¿La mejor opción para llevar a  cabo este paso? El suero fisiológico es una excelente elección.

DESINFECTAR EL ÁREA TRATADA

Cuando ya se hayan extraído todos los gusanos instaurados en la herida, es hora de desinfectar el área afectada. El veterinario se encargará de llevar a cabo esta acción y, además, retirará la piel muerta que se localice en la zona. Con todo ello, se acabará con cualquier rastro de bacterias que puedan desencadenar en una futura infección.

Acto seguido el profesional aplicará un antibiótico local y otro producto llamado curabichera. Se cubrirá totalmente la herida y, finalmente se vendará la zona. El veterinario recetará las pomadas y las soluciones médicas pertinentes en función del caso.

¿SI NO TRATO A MI PERRO?

Es trascendental que actuemos proporcionalmente contra la herida. Después de haber leído el tratamiento a seguir, ya tendrás más o menos claro cómo contrarrestar esta infección. No obstante, no debes confiarte y debes asegurarte de que tu perro ya no padece miasis.

De lo contrario, ¿qué le puede ocurrir a nuestro can? Las larvas alojadas en la herida o en el orificio del animal podrían alcanzar capas más profundas de la piel, lo que supondría la creación de nódulos o incrementar la infección notablemente.

La traducción de todo ello en nuestra mascota sería la aparición de un proceso infeccioso bastante grave y, en el peor de los casos, la creación de un shock, es decir, una depresión circulatoria que puede poner en serios problemas la vida del perro.